jueves, 5 de septiembre de 2013

Review en Español: Pikmin 3 (Wii U)



El rescate del Wii U comienza


Nueve años. Eso es lo que ha tardado en aparecer un nuevo Pikmin en una consola de Nintendo. Con la excepción de dos relanzamientos adaptados para acomodar el esquema de detección de movimientos (que por cierto demostraron lo bien que encajaba esta franquicia con el Wii), la franquicia ha estado escandalosamente ausente de la alineación de la consola. Sin embargo, Pikmin finalmente ha regresado, y nada menos que para el WiiU—y los fans se emocionarán al saber que la espera si valió la pena. Aprovechando las peculiaridades del WiiU para ofrecernos algunas tomas visuales muy impactantes, Pikmin 3 es una experiencia cautivante que todo fan del WiiU debería experimentar.

Por primera vez en la serie, el Capitan Olimar no es el foco principal de la trama, pues esta gira en derredor de las aventuras de tres intrépidos exploradores del planeta Koppai: Alph, Brittany, y Charlie. Su planeta de origen está en medio de una crisis alimenticia, y no pasará mucho antes que todos mueran de hambre. Para enderezar las cosas, el osado trio se aventura en lo profundo del espacio en busca de nuevas fuentes de comida para salvar al pueblo de Koppai de la hambruna. Sin embargo, las cosas no salen bien y el equipo se estrella en uno de los planetas destino viéndose separados los tres durante el desastre. Y así la misión que originalmente era de rescate se convierte en una de sobrevivencia. Por suerte este es el planeta de los Pikmin, que siempre están prestos para proporcionar su ayuda a quién la necesite, ya sea para encontrar fuentes de comida, o para derrotar alguna molesta criatura que se interponga en el camino.



El esquema de juego de Pikmin 3 es una especie de híbrido entre Pikmin 1 y 2. En esencia, puedes tomarte el tiempo que quieras en una misión, siempre y cuando tengas suficientes raciones para alimentar a tu tripulación. Así que tienes que recolectar mucha fruta pues no solo la necesitas para alimentar a tu equipo, sino que tienes que llevar lo más que puedas para tu famélico pueblo en Koppai.

Se le da un buen uso al Gamepad, pues la pantalla táctil funge como un muy práctico método secundario de control. La pantalla misma ofrece un mapa de cada nivel, algunos menús informativos interesantes y un atractivo ángulo visual adicional desde el que puedes tomar fotos que luego puedes subir al Miiverse. Además puedes enviar a los Pikmin y a tu personaje a áreas distintas usando el esquema “Go Here”. Incluso, este esquema puede ser usado cuando juegas sin pantalla de TV. Sin embargo, tienes que ser cuidadoso, pues los Pikmin todavía tienen tendencia a quedarse atascados en las esquinas de tanto en tanto. Es un problema que la serie ha tenido desde sus inicios y frustra un poco que sigamos lidiando con esto, pero al menos no ocurre tan seguido como antes.



Aunque todo esto suene algo complejo, no tienes de que preocuparte. El juego está estructurado de una forma tal que el mismo te va enseñando lentamente cada una de las habilidades y posibilidades que ofrece el paquete. Adicionalmente a los icónicos colores rojos, amarillos y azules de Pikmin se agregan dos tipos nuevos. Los Pikmin alados cambian la mecánica del juego en forma bastante drástica, pues te permiten aerotransportar comida de vuelta a tu nave a través de acantilados o cuerpos de agua. El otro tipo son los Pikmin de Roca que son pequeñines acorazados capaces de romper barreras de cristal. Estos Pikmin de roca son algo similares a los infames Pikmin morados del segundo juego en el sentido que poseen bastante que ofrecer durante el combate.

El combate es un componente clave que tienes que aplicar con un claro pensamiento estratégico. Tirar tus legiones a lo bruto contra un rival simplemente no funciona bien en este juego. En forma similar a Pokemon, debes saber cuál es el Pikmin adecuado para cada situación. Tienes que saber el momento justo para cargar contra un enemigo para tener éxito.

El explorar la vasta y diversa cantidad de geografías disponibles es mucho más estimulante gracias a la calidad de las visuales y una pista sonora muy pegajosa. Los escenarios son impresionantemente variados y detallados, con abundante vida vegetal y cursos de agua de apariencia muy realista. Si a esto sumamos algunos de los mejores efectos de iluminación vistos en una consola de Nintendo, tienes como resultado el juego con las mejores visuales que ha visto el WiiU a la fecha.

Pikmin 3 te ofrece dos modalidades de juego: Misión (Cooperativa) y Bingo Battle (versus). La primera se subdivide en tres subcategorías en que los jugadores se pueden enfocar en un solo objetivo, ya sea este la recolección de tesoros, el combate o las batallas contra los grandes jefes. Cada subcategoría es única y aparte de la campaña principal, y requiere el cumplimiento de la misión dentro de un límite de tiempo. Bingo Battle, es una versión muy divertida del tradicional juego versus multi-jugador. Cada jugador tiene una tarjeta “Bingo” marcada con frutas y objetos que debes recolectar para ir completando la tarjeta. Para ganar debes completar una línea completa ya sea en horizontal, vertical o diagonal.

La campaña principal requiere de unas ocho a dieciséis horas para completarse (dependiendo de cuanta fruta pienses recolectar. Si a esto agregamos el muy completo Modo Multi-jugador, tienes como resultado un paquete que te garantiza muchos días de diversión. Además este es el tipo de juegos que posiblemente querrás visitar de nuevo una vez lo hayas completado.

Bellamente acabado, y repleto hasta el tope con elementos de juego muy entretenidos, Pikmin 3 es una valiosa entrega que viene a enriquecer mucho la alineación del Wii U. La campaña y la mecánica de juego en general permanecen muy fieles al juego original de Gamecube, sin embargo son enriquecidas aún más gracias a la eficaz implementación del sistema táctil y visual del Wii U. Si hay alguno que otro cabo suelto que se pudo mejorar por aquí y por allá, pero en general Pikmin 3 es la prueba fehaciente que Nintendo todavía sabe muy bien cómo hacer juegos que le saquen el máximo provecho a las consolas que diseña.


Calificación: 8.8 de 10