lunes, 10 de agosto de 2015

Review: Q.U.B.E Director's Cut (PS4, PS3, Xbox One, Wii U)


Por: Cristian Aguilar y Sergio Amaya

Qube es un indie que fue portado recientemente a la PS4, es una adición más a la librería de indies de esta plataforma y ciertamente se lleva uno de los primeros lugares en esta lista de juegos independientes. Desarrollado por Toxic Games, Qube es un juego puzzle con cierta influencia de juegos como Portal.


De entrada tu no sabes nada de tu personaje y esto se mantiene a lo largo de casi todo el juego, no recuerdas quien eres, donde estas o porque tienes puestos unos guantes tan extraños. Una voz que proviene de una astronauta localizada en la Estación Espacial Internacional te dice que estas dentro de un cubo alienígena que viaja para estrellarse contra la tierra, eres un astronauta y padeces amnesia a causa del viaje tan turbio qué realizaste, el comunicador de tu traje está dañado y no puedes hacer más que escuchar, la transmisión se corta porque la estación espacial está orbitando fuera de rango y no se pueden comunicar hasta estar en rango nuevamente. Te van dando pieza a pieza información para descifrar quién eres en esos lapsos pequeños de comunicación, pero todo se vuelve mucho más oscuro e interesante cuando otra voz entra en rango y te dice que nada de lo que te dicen es verdad y no eres más que un conejillo de indias en un experimento.

El gameplay gira alrededor de completar puzzles que requieren que el jugador manipule ciertos tipos de cubos de colores con los guantes antes mencionados. Cada cubo de color tiene características diferentes, lo que añade diversidad a los puzzles, dándole al juego siempre algo nuevo que aportar en cada nivel; por ejemplo, los cubos rojos simplemente son plataformas al ser activados y los cubos azules sirven como trampolín. Los puzzles varían desde utilizar los cubos para llegar a ciertas partes del nivel, o lograr llevar ciertos objetos a un punto determinado; Qube mezcla puzzles de física y lógica muy bien a lo largo del juego, añadiendoles elementos tan interesantes que mantiene cada nivel fresco y más retador que el anterior.

Para dar una idea, hay puzzles de lógica que envuelven espejos y lasers, haciendo rebotar el láser en dichos espejos para lograr activar algún interruptor dentro del nivel, a medida progresas ya no solo basta con llegar el láser a determinado punto, pero debes hacerlo rebotar en un espejo específico, puesto que ahora el interruptor es verde el láser debe rebotar en un espejo azul y luego en uno amarillo para poder cruzar ese nivel; detalles como este de verdad se vuelve un reto mayor y logra mantenerte interesado desde inicio a final.

El ambiente es totalmente blanco y gris, con la excepción de los cubos de colores. Las gráficas estan bastante bien, basadas en Unreal Engine; pero donde el juego realmente brilla es en su ambiente, este se siente estéril, te sientes solo y realmente se mezcla bien con la línea de historia en la que no sabes nada de ti mismo. En gran porción del juego no hay música y solo sonidos de ambiente para poder crear ese clima de esterilidad y aislamiento, pero la banda sonora definitivamente pudo haber sido un poco más variada.

La duración del juego ronda entre 5 a 7 horas dependiendo de que tan rápido puedas analizar cada puzzle y avanzar al siguiente nivel. No hay artículos coleccionables, ni similares, haciendo poco probable que sea suficiente incentivo como para volver al juego una vez completada su historia.

Con una historia que excede en calidad a la de muchos títulos triple A, una mecánica de puzzles bastante familiar pero a la vez innovadora; Qube logra superar sus leves detalles sonoros y su falta de incentivos para volver a revivir nuestro viaje al brindarnos una experiencia que recomendamos a cualquier gamer que guste de unos buenos rompecabezas y una historia que te mantiene al filo del asiento!

Nota: 8 de 10