lunes, 2 de septiembre de 2013

El Segundo Player: Apuntes del periplo de un jugador sin Gameboy - Parte 1




Lunes del Segundo Player.

(Cosas que me pasaron y cosas que me invente en un gran viaje al E3, relájese, abróchese el cinturón o aflójese el pantalón)

Por Luis Matute

De PHL a LAX
12 de junio, 6 Am, Philadelphia, Pennsylvania.


Así como Will Smith hizo su viaje desde Philadelphia hasta Bel Air, así mismo yo (que no soy el príncipe del rap y ni siquiera me gusta el género) tuve que hacer el mismo viaje, con la excepción de no ir a Bel Air sino a Los Ángeles, California. Supuestamente salía de “Philly” a las 6 Am, en realidad despegamos a las 6 20 después de los usuales “rituales aeromozos” donde al final de cuentas, Dios no lo quiera, si algo le pasa a ese pajarraco de aluminio quedaríamos como pastelitos enrrepollados, pero bueno es mejor ser optimistas.


Una larga sesión de vuelo me espera, pues podría haber llegado más rápido a Sps que a Los Ángeles (y yo que me moría de ganas de darme una vuelta por mi Jampedro) Mi rapidito con alas sale sin problemas y mientras me pongo a leer revistas baratas, a chismear por la ventana (como si voy a ver a alguien conocido) a tronarme los dedos , a estirar las piernas dentro de mis posibilidades y la verdad después de tener más de una hora al aire me pregunte porque mucha gente de Honduras le tiene miedo a esto de los aviones?

Déjeme decirle algo si ud amig@ supero una pelea de ruta de los rapiditos de la U, Los asaltos de la ruta 5, los colectivos de Chamelecón sumergiéndose en las piscinas al estilo “Mr Hoyo” o cualquier otra ruta de transporte público de nuestra hermosa Patria no tiene nada que temer al volar…..es algo realmente placentero en comparación a lo antes mencionado.

Un sonido en mi estomago me indica que tengo hambre, levanto la vista y allí vienen las chicas con el carrito sanguichero y un fardo de pastelitos para saciar mi hambre, llegan hasta mí y me dan media galleta y como dos cucharadas de refresco de cola, inmediatamente me encachimbé y pensé “ estos manes me están discriminado por que soy de Honduras y fuimos al mundial” pero inmediatamente me fijé que a los gringos, asiáticos y afroamericanos también les daban lo mismo. Vale más, me dije a mi mismo, sino me iba a enojar más feo que cuando me enoje por lo de Univisión (Sarcasmality)

Llegamos a Atlanta , escala obligada y aunque el capitán (no es el capitán memo, ni futuro, el capitán del avión) aviso con voz de un seductor viejito adicto a la viagra que nadie se moviera hasta que llegaran los de la escalera, la mayoría se puso de pie y le valió chancleta, solo yo me quede sentado y bien portado (Son pajas raza)

Al bajar del avión le hice ojitos a la chela aeromoza e inmediatamente me dio su número de celular (esta también es paja) después avance hasta las pantallas donde se anunciaba mi conexión, tenia media hora para comprarme un pollo con papas o una hamburguesa pero no pude puesto que el robot que las servía estaba siendo sometido por las autoridades pues quería atacar a un tal Juan Connor que le pidió la hamborga sin queso (obvio también es paja)

Me subí en el segundo rapidito con alas, el que me llevaría directo a Los Ángeles, California, mismo proceso, esperar que el avión salga, no sin que antes se hayan subido dos viejitos a pedir pisto, un cipote a vender chica y un evangélico diciendo que el fin del mundo era después de que Honduras ganara la copa del mundo. (Tengo que decir que es casaca?)

Por fin despegamos nuevamente, les juro y les perjuro que intente por un buen rato ver a un ovni o algo feo como los presentadores de Televicentro, pero nada paso. El gringo que iba a la par me pregunto porque el mar se había puesto amarillo, me asome, observe y yo le dije que era el desierto (Esto NO ES PAJA) para ese entonces las suculentas chicas aeromozas se acercaron con su carrito sanguichero y nuevamente me dieron media galleta y las dos cucharadas de cola.

Al fin después de un montón de tiempo en el aire, en el que honestamente parece que no te estás moviendo, el capitán avisa que estamos llegando a Los Ángeles, en las Califas (California pues) y que todo iba a estar macizo. El avión aterrizo, todos salimos así como que queríamos ir al Pipi Room, cuando estaba a punto de abandonar la nave, la aeromoza me hizo unos ojitos sugestivos mientras se mordía su carnoso labio inferior y yo me comporte como todo un Sub Zero….faltaba más! Esta creía que con ese pedacito de galleta me iba a sacar el teléfono (Viva la Mitomanía)

Salí por fin del precinto aeroportuario y me fije en la hora; asombrosamente son las 10 30, maldita diferencia horaria! Llevaba casi puyo horas volando y no parece! Empecé a caminar a ver como diantres iba a llegar a alguna champa para que no me pegara el sol, me habían dicho que en un lugar del centro llamado “daun taun” habían, le pregunte a un taxista cuanto me cobraba la carrera al centro y me dijo aproximadamente 70 dolores por lo cual un sonoro “fac yu” iba a salir de mi boca pero preferí decirle “ten kiu jav a greit dei”



Una guapa morenita me preguntó para donde iba ,para el centro fue mi respuesta y me dijo “agarra el bus que pasa cada media hora y solo cobra 7 dolores” me mostró donde y después de decirle “ten kiu Hani” me pidió dos dólares para la iglesia reformada de los actores arrepentidos de los primeros días ( Estos manes están en todas partes)

Me “trepe” al burro, después de hacer un montón de culebreos por las interminables autopistas de Los Ángeles, el chofer anuncio la última parada, me baje del autobús con mi maletita de doctor chapatín, grande fue mi asombro…..creo que me quede dormido en lugar de llegar a Los Ángeles….Había llegado al Distrito Federal.

Continuará...