viernes, 30 de agosto de 2013

Review en Español: Batman: Arkham City (PS3, Wii U, Xbox 360)



Yo soy Batman…

Por Bruno Díaz


Admítelo, cuando niño soñabas con ser Batman y resguardar la ciudad contra el crimen desde los techos de los edificios. Batman: Arkham Asylum, nos dio una probada de cómo sería esta experiencia, y ahora la secuela, Batman: Arkham City te adentra aún más en esta experiencia. Arkham City se desarrolla seis meses después de los eventos de Asylum. Quincy Sharp se ha convertido en alcalde y decidió amurallar un sector entero de la ciudad y recluir a todos los criminales de la ciudad ahí con una sola regla: el que salga será ejecutado. El resto de los detalles te los dejaré para que los descubras por tu cuenta cuando lo juegues, pero basta con decir que cuando Batman entra a investigar la verdad detrás de esta nueva ciudad olvidada se enfrenta contra una plétora de sus grandes villanos en una trama muy bien tejida y repleta de giros inesperados.


Aunque no llegas a explorar toda Ciudad Gótica, realmente lo pareciera. El juego contiene prácticamente todas las locaciones legendarias y personajes secundarios que vemos en los comics. Desde el callejón del crimen donde fueron ejecutados los padres de Bruno Diaz cuando era niño hasta el Lounge personal del Pingüino, todo está ahí.


Pero suficiente acerca del mundo en que se desarrolla la historia—que hay del personaje central en sí? Hay tres aspectos que definen al Batman ideal: sus agilidad y eficiencia en combate mano a mano, su arsenal de armas, y su mente privilegiada. El juego utiliza el mismo esquema de control FreeFlow que fue tan exitoso en Asylum. Este esquema es fácil de aprender, pero difícil de dominar. Es fácil solo acercarte y golpear a un matón por sorpresa, sin embargo la cosa se torna mucho más difícil cuando tienes enfrente a doce forzudos con cuchillos y bates que se apilan sobre ti a la vez. Arkham City te permite usar todas las armas de tu arsenal en estos combates con facilidad, haciendo estos combates mucho más divertidos. Todo esto funciona bien si la lucha es mano a mano, pero las tácticas deben cambiar cuando uno se enfrenta a enemigos con armas de proyectil. Encararlos de frente es suicidio, así que hay que cazarlos con más astucia que fuerza, usando el temor y la sorpresa como armas principales. El truco usualmente radica en aislarlos y eliminarlos uno por uno.

Rocksteady puso atención a una de las pocas críticas que recibió el juego original. En Asylum muchos criticaron la Visión Detective, que le permitía ver y analizar casi todo alrededor, incluso ver a través de las paredes. Esto hacía que el juego a ratos se sintiera demasiado fácil. En Arkham City la Visión Detective no ha desaparecido, pero es ahora más limitada para permitir una experiencia de juego más balanceada.


Quizás el único elemento de Batman que no fue bien representado en Asylum fue la capacidad detectivesca de Batman. En ese juego usualmente esta se limitaba a buscar una pista que luego de ubicada te guiaba directamente al objetivo. En la nueva versión, aún hay algo de eso, pero también tienes que analizar trayectorias de tiro, y buscar las armas homicidas para cimentar tu caso contra un sospechoso.

La otra queja frecuentemente escuchada sobre Arkham Asylum fue que las batallas contra los grandes jefes eran muy trilladas y nada apegadas a la personalidad de cada uno de ellos. La batalla contra Bane? el villano suficientemente fuerte y sagaz para quebrar la espalda de Batman en una de sus grandes batallas… en ese juego solo esquivabas sus embestidas y luego le golpeabas con un Batarang. O peor aún, la batalla contra el Guasón, el villano cuya astucia solo es superada por su demencia, y la cual era un simple mano a mano. El nuevo juego respeta mucho más a los rivales y nos presenta batallas mucho más creíbles. En particular destaca un espectacular duelo contra Mr. Freeze.


El juego goza de una espectacular longevidad con más de 20 horas de juego en la campaña principal, y eso es solo un tercio de todo el contenido que hay en el paquete. Hay varias misiones adicionales con trama propia, y villanos usualmente no vistos en la campaña principal. Además, hay desafíos desbloqueables cuyos scores luego pueden ser subidos en línea para aparecer en rankings globales. Adicionalmente, una vez has completado la campaña una vez puedes repetirla en modo New Game Plus el cual te permite llevar todas tus mejoras desde el inicio, pero los rivales son mucho más desafiantes. Finalmente, los que compren el paquete original recibirán un código con el cual podrán descargar desde la red en una consola a Gatúbela, la cual tendrá sus propias historias, desbloqueables, y estilo de juego. Con todos estos extras, el tiempo de juego del paquete se eleva con  facilidad a más de 50 horas.

En lo que respecta a visuales y sonido el juego es igual de espectacular como el anterior, con la variante que esta vez la trama se desarrolla en un mundo unas cinco veces más grande que en Asylum. Los pequeños detalles son escalofriantemente impactantes, desde la forma en que se aprecia la salpicadura de agua en el rio cuando Batman vuela bajo hasta la forma como el rostro y traje de Batman van acumulando los efectos de cada combate que ha sufrido durante la campaña. El único aspecto visual criticable es que los rostros no son particularmente expresivos (pero no es grave, pues casi todo el mundo anda enojado siempre, exceptuando al Guason, claro). En el apartado de sonido cabe destacar las siempre espectaculares interpretaciones de Kevin Conroy como Batman y de Mark Hamill como el Guason. Incluso algunos recién llegados, como Nolan North en el papel del Pingüino, nos brindan actuaciones vocales memorables. Los efectos sonoros también son de altísima calidad, pues uno puede sentir la sensación muy visceral de cada miembro siendo quebrado durante el combate o el ominoso sonido de pasos en un callejón silencioso. El acompañamiento musical es impecable y acentúa a la perfección las acciones del juego. 


Así que, esencialmente, este es la síntesis suprema de lo que un videojuego de superhéroes debería ser. La historia, el combate, y los aspectos técnicos se combinan en perfecta armonía para ofrecernos uno de los mejores videojuegos de los últimos años, y eso independientemente de si seas fan o no de Batman. Aquí tenemos una trama detectivesca de primerísima calidad, un mundo abierto y ultra-detallado, docenas de villanos muy bien caracterizados, un valor de producción estelar, y un potencial de re-juego muy alto que se combinan en un solo paquete que fácilmente se sitúa entre los principales contendientes por el título de juego del año. En realidad, Batman: Arkham Asylum es tan bueno que posiblemente sea mejor considerarlo más un simulador de superhéroe que un videojuego en el sentido tradicional.

 



Calificación: 9.5 de 10